viernes, 16 de junio de 2017

Maiko Maeda. Danza de Noh

Danza de Noh. 

Una vez más la Galería Orfila de Madrid, expone 24 obras recientes de la artista japonesa Maiko Maeda, todos los soportes son lienzo y en los pequeños formatos va pegado sobre cartón. Del mismo modo, también hay papeles incorporados a los formatos más grandes, aunque en las últimas obras tiene mayor protagonismo la superficie pintada en el lienzo. La obra más pequeña son papeles coloreados y pegados... collages, que llevan pigmento aplicado directamente. Es obra resuelta con sobria elegancia.
La última exposición la realizó en 2013, de la que este blog publicó un artículo: “Maiko Maeda ¡Por casualidad! en junio de ese año.

Maiko Maeda, vive en Kyoto, es ciudadana del mundo,  muy oriental en sus sentimientos, simplemente hay que pararse a ver su pintura, que es un canto a su cultura.

La vida misteriosa y profunda.

Todos los cuadros de Maeda poseen un título. Eso quiere decir que en ellos importa algo más que una mera presencia, importa una existencia, esa dimensión difícilmente reductible a métodos objetivos por la que las cosas afirman una entidad vital por sobre su inevitable envergadura formal.

Cuando realiza su obra –abstracta- la pintora renuncia casi sistemáticamente a individualizar y distinguir a cada uno de sus cuadros con la imposición de un nombre. La motivación inmediata no carece de coherencia: se le concede un nombre a aquello que tiene vida propia, pero carece de vida todo aquello que sólo quiere afirmarse por la única dimensión de su presencia. Acaso la formulación sea mucho más simple: ¿Por qué titular un cuadro en donde nadie está y nada pasa?

Es algo tan banal como parece ser la afirmación o negación de un titulo, pero creo que no es tan banal todo lo que sintomatiza. Tal vez por ese hilo se puede encontrar el ovillo de uno de lo equívocos fundamentales en que vive el arte contemporáneo. Se deja de titular  porque se piensa que nadie está y nada pasa en el arte que llamamos abstracto, sencillamente porque nada ni nadie aparece en él visiblemente.

Justamente en esa elocuencia de los matices se alcanza a ver la otra dimensión de la obra: la dimensión del equilibrio. Su registro cromático  es a veces imperceptible, pero decisivo. Ella es en definitiva la que le confiere a su obra ese peso gravitario contra el que lucha su vigorosa tentativa emocional.

Corazón místico.
Aproximación al Noh

Antonio Leyva, director de la Galería Orfila y miembro de la Asociación Española e Internacional de Críticos de Arte, escribe sobre su obra en el catálogo de la exposición, texto que nos acerca a esa respuesta sobre las abstracciones tituladas de Maiko Maeda.

[…] Al controlar la espontaneidad expansiva de la mancha en la superficie del cuadro. Maiko Maeda racionaliza sus anteriores abstracciones de elementos mágicos y referencias rituales.

La última secuencias del trabajo de Maiko Maeda que se presentan en esta exposición tienen como eje intelectual que la articula el teatro Noh en sus dos acepciones de Dengaku y de Sarugaku, teatro burlesco y popular en el que se funden el canto y la danza, las marionetas con los actores de carne y hueso e incluso el malabarismo y la acrobacia, la improvisación y los textos previamente elaborados, que llegara de China a Japón en el siglo VIII y que tuvo notable desarrollo a partir del siglo XIV en Kyoto, ciudad de las orillas del río Kamogawa custodiada por la altivez de la montaña Kurama en la que Maiko Maeda reside.

Como si fuera una Okina, breve pieza que se representaba y aún se representa en las fiestas del Año Nuevo para ahuyentar la desgracia y convocar la felicidad, los cuadro de Maiko Maeda, negros y rojos intensos de los que surgen exquisitos y más apaciguadores violetas, son una suerte de canto espiritual, una invocación a la armonía y al sosiego para que el bachi, el castigo con que la divinidad muestra su desaprobación por la torpeza con que se manifiesta el ser humano, sea benigno y tolerante […]

Elevación.

 Han pasado cuatro años y vuelvo a encontrar a una Maiko Maeda espléndida.

Antonio Leyva Sanjuan, Carmen de Gil, Maiko Maeda y Mariví Otero.

Exposición: Maiko Maeda. “Noh”. Galeria de Arte Orfila. C/ Orfila,3. Madrid. Del 12 de junio al 1 de julio de 2017. 

Mariví Otero
Asistente: Manuel Otero Rodríguez

Fotografia: Cristóbal Gil / xto st

No hay comentarios:

Publicar un comentario