viernes, 11 de mayo de 2018

IN LAPIDE DEPICTUM. Pintura Italiana sobre piedra 1530-1555

La Dolorosa con las manos abiertas
TIZIANO, Vecellio di Gregorio
Óleo sobre mármol, 68 x 55 cm | 1,9 x 2 cm grosor
1555
Madrid, Museo Nacional del Prado

El Museo del Prado presenta por primera vez una exposición donde reúne una selección de nueve obras, (comisariada por Ana González Mozo, Técnico  Superior de Museos del Área de Restauración del Museo del Prado) dedicada a la pintura italiana realizada sobre piedra monocroma –pizarra y mármol blanco- para mostrar al público el resultado de los estudios realizados sobre estas obras, incidiendo en temas hasta ahora poco difundidos. Una selección de la escogida colección del Prado, junto a dos obras procedentes de Nápoles, refleja la consolidación de una corriente de cambio en las técnicas que se produjo en las primeras décadas del siglo XVI.

Aunque existen algunas experiencias previas de carácter general en este tipo de muestras, el Museo del Prado ha querido profundizar en este fenómeno. Por una parte, estudiando las teorías que estimularon su desarrollo y, por otra, explorando el origen de la técnica, su relación con el mundo clásico y los procedimientos pictóricos que pusieron a punto Sebastiano del Piombo, Tiziano y Daniele da Volterra y el taller de los Bassano para conseguir resultados cromáticos diferentes, al tiempo que, utilizando soportes poco tradicionales, las obras llegasen hasta nuestros días en buen estado de conservación.

Piedad
PIOMBO, Sebastiano del
Óleo sobre pizarra, 124 x 111,3 x 3,5 cm | 145 x 132 x 12 cm (con marco) | 103 kg.
1533 - 1539
Madrid, Museo Nacional del Prado

En el siglo XVI Venecia protagonizó una renovación en las técnicas y los materiales artísticos  alentada por la recuperación del mundo clásico, la llegada de materiales de Oriente y la edición  en sus imprentas de textos grecorromanos que describían el arte del pasado. La estabilidad de la piedra estimuló a los artistas, que deseaban crear obras eternas, a utilizarla como soporte de la pintura. También les permitía demostrar su maestría –el procedimiento se consideró secreto- y reproducir sugerentes efectos, controlando la reflexión de la luz sobre su superficie. Finalmente se convirtió en argumento de dos encendidos debates: la mimesis –la relación entre arte y naturaleza- y el paragone –la competición entre pintura y escultura-

El mundo clásico

Plinio explicaba en su Historia natural (siglo I) que en la naturaleza no existían líneas nítidas, y las escenas reproducidas en las obras de arte debían simular la visión de un mundo ligeramente evanescente, como si se observaran a través de un “lapis specularis”. Vinculó la piedra al efecto del famoso atramentum, el barniz empleado por Apeles – pintor griego del siglo IV a. C. con el que Tiziano  se midió constantemente- para suavizar los colores de sus obras.

La posibilidad de pintar sobre piedra era conocida en el siglo XVI, pues la técnica de los artistas griegos se transmitió a través de los talleres medievales, Teseo y el Centauro, hallado en Herculano en el siglo XVIII, es uno de los escasos ejemplos conservados de pintura clásica sobre mármol. No es seguro que los artistas venecianos conocieran este tipo de obras, pero Plinio y Vitruvio, cuyos textos se tradujeron y difundieron desde Venecia ya en el siglo XV, las describían.

Ecce Homo
TIZIANO, Vecellio di Gregorio
Óleo sobre pizarra, 69 x 56 cm | 1 cm – 3 mm grosor
1547
Madrid, Museo Nacional del Prado

Junto a las obras de Tiziano, Sebastiano del Piombo, Daniele da Volterra y el taller de los Bassano, se exponen obras del mundo clásico romano y materiales pétreos en bruto contextualizan la relación de la pintura con la Historia Natural, la Geología y la Arqueología.

Trilobites
Ogyginus? forteyi Rábano
Ordovícico
48 x 37 x 11 cm | 28,5 kg
Arouca (Portugal) Geoparque Mundial de la UNESCO
Madrid, Museo Geominero

Las dos obras de Tiziano y del taller de los Bassano, conservadas en el Prado, han sido sometidas a un delicado y profundo proceso de restauración en el que, gracias al patrocinio de la Fundación Iberdrola España, han participado diferentes especialidades dentro de esta disciplina (pintura, marcos, soporte) para que los visitantes puedan apreciar en su plenitud la singularidad de estas obras realizadas al óleo en soportes tan especiales y raros de encontrar en la historia del arte.


Mariví Otero
Asistente: Manuel Otero Rodríguez

Fuentes: In lapide depictum. Pintura italiana sobre piedra 1530-1555. Museo Nacional del Prado. Del 17 de abril al 5 de agosto 2018. Área de Comunicación del Museo del Prado.