viernes, 26 de julio de 2013

¡Camino!



Sí, camino hacia lo que yo llamo isla de los museos, ya se, ¡no estoy en Berlín!... pero si dejamos volar la imaginación por el Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Parque del Retiro, Santa Isabel y calles adyacentes (mi barrio), es uno de los deliciosos recorridos culturales que tiene Madrid, bueno, se puede decir que tenemos nuestras fuentes y en el Parque del Retiro  ¡un esplendido lago!... con barcas para pasear y enormes peces… ¿tenemos agua o no?... ¡Ah!

Con mi cuaderno en mano, donde llevo apuntadas las magnificas exposiciones que veré estos días.

Ya estoy entrando por los Jerónimos, al Museo del Prado, me acompañan Manuel y Mauro, ellos siempre ávidos de aprender con  la venerable, deciden que la primera exposición que vamos a ver es, Estampas japonesas en el Museo del Prado (digo yo, que esta decisión es debida a su curiosidad  por lo japonés, a través de mi amiga Maiko Maeda, pintora japonesa, de la que  he escrito un post, de la exposición que el pasado mes mayo realizo en Madrid).


Estampas japonesas en el Museo del Prado, los primeros ukiyo-e (Estampas del mundo que fluye. Láminas de la pintura de género que estaban de moda durante la época Tokugawa. Generalmente se trataba de representaciones de bijin-ga y yakusha-e) aparecieron en Japón en el siglo XVII en la ciudad de Edo, la actual Tokio que, siendo la mayor ciudad de su época, engendró una cultura civil muy particular. En general se trata de xilografías, es decir grabados realizados por xilógrafos y grabadores según el modelo pintado. Las xilografías son baratas y permiten reproducir un mayor número de ejemplares, se ofrecieron los motivos más distintos en las versiones más variadas: escenas de la vida cotidiana de Edo, vistas diversas de lugares famosos, escenas históricas, paisaje, estampas de  flores y animales en las diferentes estaciones del año y distintas horas del día, o escenas eróticas –apenas se omitió ningún motivo. Especialmente grande era la demanda de escenas sobre las casas públicas  y los teatros donde los habitantes de Edo buscaban diversión y recreo: estampas de cortesanas y geishas, así como de las jóvenes que servían el té, que se designan con el término genérico bijin-ga (cuadros de mujeres hermosas). Pero también eran muy codiciados los yakusha-e estampas de actores interpretando papeles conocidos del teatro kabuki.

Para poder responder al interrogante de cómo y cuándo surgió  esta xilografía típicamente japonesa sobre el “mundo que fluye”, el ukiyo-e, hay que abordar primero los cuadros paisajísticos que aparecieron a comienzos de la edad media japonesa, durante la “Época de las provincias en lucha” […]

Una gran parte de las de las veintisiete obras que se muestran tienen su origen en la Exposición de estampas japonesas antiguas y modernas que se presentó en el Museo Nacional de Arte Moderno en el verano de 1936, organizada por la Unión Centrale des Arts Décoratifs de París y la Asociación Japonesa de Grabadores, Nippon Hanga Kyokai; una muestra itinerante por Occidente encaminada a presentar de manera global y extensa la historia del grabado japonés, desde sus inicios hasta el siglo XX. Presentada inicialmente en el Pabellón de Marsan del Palacio del Louvre en febrero de 1934, para iniciar una ruta europea que, tras pasar por Ginebra, la llevo hasta el Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid. En junio de 1936, el director del Museo informaba al embajador de Japón en Madrid de la decisión de comprar veinte de ellas. En 1955 la colección se enriqueció con la compra de un nuevo conjunto de estampas procedentes de otra muestra organizada por la UNESCO. Aunque la mayoría de las estampas del Prado proceden del Museo Nacional de Arte Moderno, que se unió  al Museo del Prado en 1971, durante los últimos años el Departamento de Dibujos y Estampas ha incrementado su colección  con obras de la colección Madrazo, en 2006 y la donación de un coleccionista en 2007.


Esta colección del Prado no solo es representativa de los temas, sino también  de la evolución técnica del grabado japonés.

Confieso que soy una gran apasionada de ukiyo-e.

Esta exposición esta hasta el 6 de Octubre 2013.

Mariví Otero

Bibliografía: “Estampa japonesa en el Museo del Prado”. Catálogo de mano, de la exposición. Museo del Prado. Madrid.

              AA.VV. Grabados Japoneses. Benedikt  Taschen Verlag GmbH y Gabriele Fahr-Becker. Múnich. 1994.

La Belleza Encerrada: De Fra Angélico a Fortuny



Después de ver la exposición de Estampas japonesas. Pregunto a mis jóvenes acompañantes ¿Estáis cansados?...me contestan ¡no!... ¡seguimos en el Prado!,… bien, vamos a ver,  La belleza encerrada, de Fra Angélico a Fortuny ¿Queréis audio-guía? ¡Sí!, ¡pero primero coméntanos tú!… les describí lo que iban a ver y el divertido  montaje de la exposición.


Las obras expuestas se ordenan a lo largo de diecisiete salas, en las que se da prioridad a la cronología, a través de un intenso recorrido que comienza a finales del siglo XIV y principios del siglo XV en Italia, Francia y los Países Bajos y finaliza a finales del siglo XIX en España.

La exposición reúne 281 obras de las colecciones del Museo del Prado que tienen como denominador común su pequeña dimensión y unas características especiales de riqueza de técnica, preciosismo, refinamiento del color y detalles escondidos que invitan a la observación cercana de estas obras de gabinete, bocetos preparatorios, pequeños retratos, esculturas y relieves. La mitad de las obras expuestas no se han visto con regularidad en el Prado en los últimos años. Conservadas en los almacenes o depositadas en otras instituciones, han cedido el paso con humildad a otras más conocidas y populares que han brillado sin perder nunca su luz en la colección permanente. La singularidad del Museo reside en la elevada calidad de sus colecciones, en el sorprendente buen estado de conservación de sus obras y en la variedad de lo acumulado a lo largo de los siglos por los sucesivos monarcas y por las adquisiciones conseguidas por quienes tomaron el relevo del enriquecimiento artístico de la institución desde el siglo XIX.

El concentrado paseo por las 17 salas,  sin escapatoria nos aviva a los espectadores la conciencia del paso del tiempo, que une el pasado con el presente y descubre, además, la singularidad y riqueza del Museo del Prado actual.

La pintura de devoción da paso a los asuntos mitológicos, el paisaje aparece en el siglo XVI con personalidad propia, el  retrato está presente desde los inicios y, junto a la melancolía, una de las facetas propias del arte y de todo artista, aparece la sátira y la reflexión irónica sobre el ser humano […]

Los artistas demuestran en estas obras su imaginación creadora, también su dominio de la técnica (una de mis debilidades, que he disfrutado con esta muestra) y, como siempre, su capacidad de innovación, que les lleva a introducir materiales nuevos para lograr efectos distintos. A la madera inicial le sigue el lienzo, el cobre, la pizarra, la hojalata o las piedras artificiales. Como sucede con el mármol, el alabastro, la madera policromada, la arcilla y el bronce, que configuran el mensaje de la escultura.

Hay una guía de mano dedicada a la exposición, que te va introduciendo en cada una de las 17 salas y, explica someramente cada obra, muy didáctica con su número correlativo que sencillamente buscas.

Palas Atenea (Sala I) nos recibe en una reducción de mármol blanco del siglo II d.C. de la famosa estatua de Fidias, de 12 metros de altura, que presidía Atenas desde el interior del Partenón como diosa guerrera y patrona de la ciudad […]

Entre escondrijos, recovecos y zonas oscuras te puedes encontrar: Muchacha durmiendo, de Luis Paret, un óleo de solo 19 x 15 centímetros, adquirido el pasado año por el museo y nunca expuesto hasta ahora.  Están: Fra Angelico Patinir, Tiziano, Giorgione, Velázquez, El Greco (dos esculturas Epimeteo y Pandora de madera policromada, bellísimas) Durero, Murillo, Goya, El Bosco (La mesa de los pecados capitales)… La exposición está llena de pequeños detalles para descubrir, es  lúdica y didáctica.




Mis jóvenes acompañantes disfrutaron, se divirtieron y aprendieron un poco más, a ver el arte antiguo, de una forma más sencilla.

Está  hasta el 10 Noviembre de 2013. Museo Nacional del Prado. Madrid.

Mariví Otero

Bibliografía. Textos de: M. Mena y V. Albarrán “La Belleza encerrada: De Fra Angélico a Fortuny” 21 de Mayo - 10 Noviembre 2013. Guía de mano. Museo Nacional del Prado. Madrid. 

Pissarro ¡Humilde y colosal!

Como le llamó su amigo Cézanne. Camille Pissarro (Santo Tomás, Islas Vírgenes, 1830- París, 1903).

Antes del impresionismo.


En 1857 Pissarro  conoce a Corot, que imparte clases informales a un pequeño grupo de alumnos a quienes recomienda salir a pintar al aire libre. Hacia  la misma época se inscribe en la Académie Suisse, donde conocerá  a Monet y Cézanne. En la primera sala de la exposición hay algunos ejemplos tempranos de su pintura al natural en lugares próximos a París, como  La Varenne-Saint-Hilaire, vista desde Champigny, c. 1863, y Orillas del Marne, 1964, obras emparentadas con la escuela de Barbizón  en las que se refleja la influencia de Corot, Courbet y Daubigny.

El color de la luz: Divisionismo.

Las tendencias idealistas y simbolistas conducían a una crítica cautela ante las explicaciones y reglas exactas, mientras que al mismo tiempo se formaba un “impresionismo científico” Camille Pissarro. Sin embargo, esa divergencia no impedía las conexiones entre ambas corrientes ni los contactos colegiales o exposiciones comunes de los artistas. En efecto, todavía  se solía hermanar el arte con las ciencias naturales y exactas. Algunos años antes, en 1879, Emile Zola había acuñado la expresión “novela experimental” para sus descripciones objetivas y naturalistas de ciertos fenómenos psíquicos y sociales.

Pissarro es quizá  la figura fundamental del impresionismo y al mismo tiempo la menos reconocida de ese movimiento. Como mentor del grupo, en 1873 redactó los estatutos de la cooperativa de artistas que iniciaría las exposiciones impresionistas, y fue el único pintor que participó en todas ellas, desde 1874 hasta 1886. Pero la carrera de Pissarro sería eclipsada por el inmenso éxito de su amigo Monet.

Esta primera retrospectiva del artista en España está centrada en el paisaje, tanto rural como urbano, el género abrumadoramente dominante en la producción  de Pissarro. La muestra, que presenta 79 óleos, se articula cronológicamente en función de los lugares donde residió y que inspiraron su pintura, como Louveciennes, Pontoise y Éragny.

Como siempre, el Museo Thyssen organiza exposiciones muy cuidadas de artistas a veces un tanto abandonados, aunque se suele encontrar obra de ellos en importantes colecciones, museos, fundaciones y colecciones privadas.


Museo Thyssen-Bornemisza, hasta el 15 de septiembre 2013. Madrid. 

Mariví Otero


Bibliografía: Pissarro. Guía de mano. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid. Del 4 de junio al 15 de septiembre de 2013.

Mitsuo Miura

Memorias imaginadas.

Sigo en el Parque del Retiro, dejo atrás el Palacio de Velázquez y camino hacía el bellísimo Palacio de Cristal, delante de la puerta principal  hay un pequeño estanque con patos, cisnes y peces, que revolotean y se acercan a comer frutos secos que los visitantes les dan, quizás no se debiera hacer, pero los niños disfrutan... ¡uf!

Entro, me fascina esa luz natural tamizada a través del cristal, está ya atardeciendo, miro al cielo, estamos en el mes de julio, los días son largos…entran los últimos rayos de sol… que bañan la instalación de Miura. ¡Hace calor!


La intervención de Mitsuo Miura (Iwate, Japón, 1946, es un artista residente en España desde 1966) en el Palacio de Cristal, se basa en una instalación pictórica  con vocación arquitectónica  y paisajística, a través de formas esenciales  con colores  algo desvaídos […]

Mediante este juego visual, definido tanto por el color como por la transparencia, huye de la instalación monumental y, lejos de cualquier interés  grandilocuente, interviene de manera discreta dejando espacio vital tanto al público como al paisaje. El espacio natural se convierte así en el telón de fondo y subtexto que completa la obra de un artista que, a pesar del grado de estabilización y abstracción de su obra, asegura ser pintor de paisajes.


Al actuar sobre el Parque del Retiro como entorno natural insertado en la trama de la ciudad, Miura cruza su interés por ese paisaje natural con su reciente atención al entorno urbano. Un diálogo que se completa con la iridiscencia que la luz exterior produce sobre las superficies cromáticas, alterando levemente su aspecto en función del clima y las horas del día.

El espectador puede ser partícipe, simbólicamente,  haciendo uso de su propia imaginación y memoria aplicada a este ambiente tan vinculado a lo natural y orgánico como a lo urbano y cultural.

No dejéis de hacer este recorrido: de Meireles a Miura, en el Parque del Retiro, Madrid.

¡Qué grandes artistas!

La exposición de Mitsuo Miura  está hasta el 2 de septiembre 2013

Mariví Otero


Bibliografía: Nota prensa, de la exposición: Mitsou Miura. Memorias imaginadas. Palacio de Cristal de 14 de Marzo al 2 de septiembre 2013. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid

Cildo Meireles


Ya estoy en el Parque del Retiro, camino hacia el Palacio de Velázquez, ubicado detrás del estanque ¡sí que hay agua!...


Dentro ya, contemplo las Impresionantes obras del artista conceptual Cildo Meireles (Río de Janeiro, 1948).
Esta exposición de Cildo Meireles, coorganizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo de Serralves (Oporto, Portugal) y Hangar Bicocca (Milán, Italia) es una ocasión  para descubrir nuevos aspectos de la obra de uno de los más celebrados artistas contemporáneos, como demuestra la concesión del premio Velázquez  en 2008 o las múltiples presentaciones en importantes exposiciones internacionales como la documental de Kassel o las bienales de Venecia y Sao Paulo.
A finales de los de 1960, Cildo Meireles ha desarrollado en su trabajo nuevas posibilidades de redefinición del arte conceptual, partiendo de una relación con la experiencia sensorial del espectador, del uso crítico de sistemas de circulación ideológicos, económicos, y de una conexión ética con el mundo que es la base de su permanente interpretación crítica. Meireles amplía el campo de una pionera revisión de la modernidad que aconteció en América Latina, y especialmente en Brasil con las obras de Hélio Oiticica, Lygia Clark o Lygia Pape, en la segunda mitad del siglo XX. En 2011 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, hemos podido disfrutar de una gran exposición antológica dedicada a  Lygia Pape, donde aparece esta revisión de la modernidad en América Latina (artículo en este blog, 2011).
Muchas de las obras presentadas en la exposición son un comentario crítico sobre los conceptos del territorio, cuestionando la Historia como narrativa de dominio colonial, como se puede constatar en las instalaciones Abajar, Olvido o Amerikka. La construcción de la singularidad de esas obras a partir de la naturaleza cuantitativa del mundo es una experiencia física: Olvido, por ejemplo, presenta un tipi indio realizado con 6000 billetes de banco de todos los países americanos sobre 3 toneladas de huesos e instalado en el centro de un círculo formado por  69.300 velas; Amerikka, un suelo de 20.050 huevos de madera se encuentran bajo un techo de 76.150 balas.
En Marulho, más de 17.000 libros con fotografías del agua marina construyen una representación del océano. Para contextualizar estas obras, la exposición presenta también otras series históricas de Cildo Meireles que interrogan conceptos de territorio, de valor y de objeto artístico, como Arte física o Inserciones en circuitos ideológicos.

Las obras de Meireles  ofrecen al visitante ambientes particularmente ricos en sus condiciones de percepción del tiempo y del espacio.  La redefinición del arte moderno en Brasil abrió las formas geométricas abstractas a una nueva interacción con el espacio y con el espectador, que ha ampliado las posibilidades del contexto constructivo en el arte brasileño.
En la exposición, La invención concreta, (Colección Patricia Phelps de Cisneros) que se muestra en el MNCARS, se pueden contemplar también, más obras de este artista (artículo en este blog, 2013).
¡Espléndida exposición de Cildo Meireles! En vuestro paseo por el Retiro acercaos al Palacio de Velázquez. Es una ocasión para ¡encontrar o encontraros! Hasta el 29 de Septiembre 2013.

Mariví Otero

Bibliografía: Prensa del MNCARS, “Cildo Meireles”. Palacio de Velázquez. 24 de Mayo al 29 de Septiembre 2013. Madrid.

Seducidos por el arte. Pasado y presente de la fotografía


 Un dialogo a tres bandas.

¿Qué relación existe entre la historia de la pintura, las primeras décadas de la fotografía, y la obra de algunos de los fotógrafos actuales más innovadores?

Buena pregunta.

Seducidos por el arte. Pasado y presente de la fotografía, presenta, por un lado, la historia del arte como motor de innovación de la fotografía del siglo XIX y, por otro lado, los orígenes de la fotografía como catalizadores del trabajo de fotógrafos contemporáneos. Se trata de un proyecto triple que contrapone la fotografía contemporánea con obras maestras de la pintura y con las primeras imágenes  de la historia de la fotografía.

Los pintores experimentan una atracción por la fotografía que encuentra su rápida correspondencia en la admiración que los fotógrafos sienten por la obra de los grandes maestros de la pintura. Cuando los primeros fotógrafos empezaron a explorar nuevos territorios visuales, también asumieron como propios temas tradicionalmente exclusivos de las artes plásticas. 


Esta mirada sobre la influencia en la fotografía se presenta en CaixaForum Madrid a partir de los géneros tradicionales, como son el retrato, el desnudo, la naturaleza muerta y el paisaje, promoviendo diálogos tanto en lo referente al estilo visual como a la experimentación técnica y al método artístico. La contraposición de imágenes antiguas y modernas –cuadros, daguerrotipos,  instantáneas y videoinstalación- provoca un choque visual que suscita un efecto fascinante en el espectador.



¡Es verdad!…diría que es la exposición en la que, como comisaria, me hubiese gustado participar… Felicito a Hope Kingsley y Christopher Riopelle, comisarios de la misma.

Seducidos por el arte. Pasado y presente de la fotografía reúne 130 obras entre -fotografías y pinturas básicamente, pero también esculturas, dibujos y videoinstalaciones- procedentes de más de cuarenta museos y coleccionistas de todo el mundo, como por ejemplo el Museo del Louvre, el Museo Ingres, el Museo Nacional del Prado, el Museo de Orsay, La Biblioteca Nacional de España, el MNAC, la National Gallery of Canada, la National Portrait Gallery de Londres, la Royal Academy of Arts, la Tate, el Victoria and Albert Museum y el Wilson Centre for Photography […]


Se exhiben algunas obras excepcionales de grandes maestros como Turner (magnífico), Gainsborough, Ingres, Vernet y Fantin-Latour dialogan con artistas contemporáneos Craigie Horsfield, Rineke Dijkstra, Thomas Struth, Richard Learoyd, Orl Gersht y Beate Gütschow, quienes a su vez exploran la deuda contraída con sus predecesores del siglo XIX, como Julia Margaret Cameron, Gustave Le Gray y Roger Fenton.

La exposición incluye una serie de fotografías y vídeos especialmente creados para la misma, como las obras de Maisie Maud Broadhead, Jorma Puranen y la pieza de José Manuel Ballester, que no habían sido antes exhibidas al público, la obra de Ballester es “mágica” y está dedicada a la obra de Goya “El tres de mayo de 1808”.




Se trata de la primera exposición que organizan conjuntamente la Obra Social “la Caixa” y la National Gallery de Londres. La muestra, que supone la primera incursión de la pinacoteca británica en el mundo de la fotografía, pudo verse el pasado otoño en Londres y entre febrero y mayo de este año en CaixaForum Barcelona. Ahora en Madrid desde el 19 de junio al 15 de septiembre de 2013.

Una vez más CaixaForum Madrid nos muestra una esplendida exposición. Merece la pena visitarla, dedicarle un tiempo y participar en los interesantes diálogos que se promueven dentro de ella. 

Mariví Otero

Bibliografía: “Seducidos por el arte. Pasado y presente de la fotografía” Dossier de prensa. CaixaForum Madrid. Del 19 de Junio al 15 de septiembre de 2013.