lunes, 11 de julio de 2011

Lygia Pape (Nova Friburgo, 1927- Rio de Janeiro, 2004)



Espacio imantado

Estuve en la inauguración de esta impresionante artista, que conocía muy poco.
Personalmente disfruté muchísimo, es una artista tan completa, que para entender la  trayectoria de Lygia Pape es necesario conocer el contexto artístico y político de la segunda mitad del siglo XX en Brasil. En los años 50, el país experimentó un proceso de modernización que pasó  por novedosas iniciativas en la literatura, el urbanismo y la arquitectura, y que en el arte supuso la apertura de los Museos de Arte Moderno en Sao Paulo y Río, además del inicio de la Bienal de San Paulo, entre otros acontecimientos. El recorrido de la muestra permite revisar el papel protagonista que Lygia Pape tuvo en esta modernización, participando de dos corrientes no figurativas. Primero, de la facción carioca del concretismo como miembro del Grupo Frente, para quienes el lenguaje geométrico era un campo abierto a la experimentación, y emprendiendo después  el neoconcretismo, que propiciaría una participación cada vez más activa del espectador en la obra, dando un paso decisivo en la integración del arte con la vida.

Lygia Pape, está considerada como una de las principales  artistas brasileñas, debido al grado de experimentación alcanzado en su singular producción y a la constante mutación de sus obras. Inició su carrera integrada al concretismo brasileño del Grupo Frente. Junto a artistas como Hélio Oiticica y Lygia Clark, abandona este grupo en 1959 inaugurando el arte neo-concreto, cuyo manifiesto está considerado el inicio del arte contemporáneo brasileño.

Las característica principal de la obra de Pape es la de integrar  las esferas estética, ética y política. Durante la época neo-concreta realizó una investigación sobre dualismo entre materia y forma con obras como Ballet Neo-concreto y Tecelares. Poco a poco, la aproximación de  su obra a la vida, la lleva a la inserción de la temporalidad y a una transformación constante de los medios.


Ttéias, las obras conocidas con este nombre, adoptan diversas formalizaciones a partir de 1977 y hasta el año 2000. La primera se remonta al proyecto Ttéias-redes  desarrollado en el Parque Lage con sus estudiantes en 1977. Las series de piezas elaboradas con el distintivo filamento admiten variantes en función del espacio (esquina / exenta), del tipo de luz (natural / artificial) y del hilo (cobre / plateado / transparente), así como la estructura elegida de entre las diversas proyectadas por la artista. Bellísimas las montadas en la exposición.

En estas obras reside la clave para comprender la progresión gradual de Pape hacia la total abstracción del espacio poético. Resultado último de sus experiencias dentro del arte constructivo brasileño, las Ttéias son un eslabón más en la incorporación a la obra de arte del tiempo subjetivo y la participación del espectador. Se trata, según Pape, de “una red donde las arañas tejen planos de vida o muerte”.
En esta gran antológica se puede contemplar toda la actividad que ha desarrollado Lygia Pape durante toda su vida y que como ya sabéis, el artista nunca se va, siempre se puede disfrutar, si hay alguien que cuida ese patrimonio.
Con motivo de la exposición, Museo Reina Sofía ha editado un catálogo en español y en inglés con una selección de textos de la propia artista y de su círculo histórico-artístico, un texto de presentación de los comisarios, Manuel Borja -Villel y Teresa Velázquez, así como ensayos de Paulo Herkenhoff, Lauro Cavalcanti, Ivana Bentes, Paulo Venancio Filho y Guy Brett.

Organización: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en colaboración con Projeto Lygia Pape.
Del 24 de Mayo – 3 de Octubre 2011.

Mariví Otero

No hay comentarios:

Publicar un comentario