jueves, 6 de junio de 2013

Paul Klee: Maestro de la Bauhaus



Es la segunda exposición de la Fundación Juan March dedicada al artista suizo, después de la organizada hace ya unas décadas, en 1981, y que fuera la segunda dedicada a Paul Klee en nuestro país. Aquella muestra, que contó con la colaboración del hijo del artista, Félix Klee, la Fundación Klee de Berna y la Galería Beyeler de Basilea incluyó un total de 202 obras entre óleos, acuarelas, dibujos y grabados. Es una de esas exposiciones que he podido disfrutar ¡como siempre cuento!, en la Fundación Juan March, es más, tengo encima de mi mesa el magnífico catálogo de la misma.


Maestro de la Bauhaus está compuesta por 137 obras del maestro suizo (cantón de Berna,1879-1940 cantón del Tesino), entre pinturas, acuarelas y dibujos, junto a un centenar de páginas manuscritas, documentos diversos y fotografías de época, del llamado –legado pedagógico- una selección de las notas de clase de Klee en la Bauhaus. La exposición es el resultado de varios años de trabajo en colaboración con el Zentrum Paul Klee y se apoya en el que quizá sea –después del catálogo razonado del artista- el proyecto de investigación “estructural” sobre el artista más relevante de las últimas décadas: la edición crítica del legado pedagógico de Klee. Con ese nombre se conoce un conjunto de textos tan heteróclito como fascinante, casi 4000 páginas manuscritas en las que Paul Klee recogió sus reflexiones e investigaciones teórico-prácticas –plegadas de llamativos diagramas, esquemas, tablas, escalas de color, construcciones y dibujos-  en torno a la forma pictórica, sus regularidades, sus normas y sus génisis; la geometría, el plano y el volumen; al movimiento, las estructuras de la naturaleza y las de los artificios, las configuraciones plásticas, el ritmo o el color. Se trata, en definitiva, de un conjunto de reflexiones sobre la vida de las formas sin el que no pueden entenderse de manera concluyente ni la teoría del arte ni el propio hacer artístico de Klee, dos ámbitos que  –como es obvio en el caso de un artista- se hacen eco mutuamente (sobre esta cuestión se ocupan las dos comisarias invitadas, Fabienne Eggelhöfer y Marianne Keller Tschirren).

Paul Klee desarrolló todas sus investigaciones con una finalidad decididamente pedagógica. Sus textos tienen un marcado estilo didáctico: son las notas de clase con las que las que el Meister Klee (el “maestro” Klee) preparaba e impartía sus clases en la Bauhaus de Weimar y posteriormente de Dessau, en las que fue docente, junto a Wassily Kandinsky, Lothar Schreyer u Oskar Schlemmer, entre 1921 y 1931. Durante esos diez años Klee preparó sus clases de “Teoría de la forma pictórica” y dejo más de 3900 páginas con notas que denomino en su conjunto, “Teoría de la configuración pictórica”. Fue en la Bauhaus, con la peculiar y novedosa articulación de la enseñanza teórica y práctica, y la ruptura del papel tradicional de las artes aplicadas que caracterizo a esa institución, don Klee desarrolló sus particulares métodos pedagógicos, con los que quería transmitir a sus estudiantes los principios fundamentales de la configuración de la forma, es decir, de lo que hoy llamamos “diseño”. Y aunque no impartía clase a futuros artistas y estaba convencido de que el arte, en suma, no se podía enseñar como se enseñan las disciplinas teóricas o las puras artes aplicadas, su labor docente se desarrolló, como es lógico, al hilo de una reflexión sobre su propia obra pictórica, una obra que, desde entonces, ha influido a enteras generaciones de artistas de todo el mundo.


Paul Klee, después de la Bauhaus, los nacionalistas cierran la Bauhaus de Dessau. Ludwig Mies van de Rohe la seguirá dirigiendo en Berlín como institución privada hasta el verano de 1933. En abril de 1933, tras la toma del poder por los nacionalsocialistas, Klee es despedido de su puesto docente en Dusseldorf. A finales de año emigra con su mujer Lily a Berna. En 1935 empiezan a hacerse notar los primeros síntomas de una grave  en enfermedad (esclerodermia) que durante el año siguiente prácticamente paralizará por completo su actividad artística. En 1937 los nacionalsocialistas difaman el arte de Klee calificándolo de “degenerado” y se incautan de 102 obras suyas presentes en museos alemanes. Quince de ellas se muestran en la exposición Arte degenerado. A pesar de su mala salud, la productividad artística de Klee alcanza un punto culminante en 1939 con 1253 obras. Paul Klee muere el 29 de junio de 1940 en la localidad suiza de Muralto, junto a Locarno, en el cantón del Tesino.


La exposición se compone de  cinco apartados: naturaleza, ritmo, color, movimiento y construcción, mas el legado pedagógico, cronología y un gabinete de consulta. Todo está perfectamente diseñado para seguir el recorrido a través del programa de mano. Además del catalogo, en edición española e inglesa (con las correspondientes versiones para e-book), la Fundación Juan March va editar, como publicación complementaria, las traducciones al español y al inglés, en ediciones semifacsímiles. De su Beiträge zur bildnerischen Formlehre (Aportaciones a una teoría de la forma pictórica [Notas de clases]), los apuntes para sus clases elaborados en 1921-22 y hasta ahora inéditos en ambas lenguas.


Otras actividades en la Fundación Juan March relacionadas con la exposición: El universo musical de Paul Klee. Conferencias: Klee, un Maestro.

Espléndido trabajo de un capitulo muy importante y bastante desconocido de los trabajos del Meister Klee. ¡No te la pierdas!... Del 22 de Marzo al 30 de junio de 2013, Madrid. España.

Mariví Otero

Bibliografía: Documentación,  Gabinete de Prensa de la Fundación Juan March.
VV.AA.: Paul Klee, Colección Berggruen. Fundación Botín. Santander, 2006.
VV.AA.: Paul Klee. Fundación Juan March. Madrid, 1981. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario