viernes, 5 de junio de 2015

Gustav Mahler y el director Semyon Bychkov

El pasado sábado disfrute de un excepcional concierto de Mahler, dirigido por el director Semyon Bychkov al frente de la Orquesta Nacional de España, en el Auditorio Nacional de España. Fantástica dirección y fantásticos músicos. Aplausos a  rabiar, diría, que nunca sentí un auditorio tan complacido.


Gustav Mahler (1860-1911): Sinfonía núm. 6, en la menor, “Trágica”*
I. Allegro energico, ma non troppo

II. Scherzo: Wuchtig (Pesante)

III. Andante moderato

IV. Finale: Allegro moderato – Allegro energico

*El Maestro Semyon Bychkov interpreta la edición de C.F. Kahnt de 1906 en su primera versión, en la que Mahler optó por la secuencia Scherzo-Andante como segundo y tercer movimiento. Tras el ensayo general previo al estreno, el compositor decidió cambiar el orden de estos movimientos centrales, lo que conllevó a imprimir una segunda versión con la permutación de los movimientos: Andante – Scherzo.


[…] “Mi Sexta está acabada. ¡Creo que he sido enérgico!” Manifestó el músico a Bruno Walter. Sin embargo incomprensiblemente, el extenso Finale aventuraba de forma explícita siniestras y adversas premoniciones: Tragedias futuras inconcebibles para Mahler en aquel momento; al menos una de ellas  y la herida más dolorosa: La muerte de su hija  María –moriría  el 12 de Julio de 1907, vctima de la escarlatina o de difteria; o bien de ambas, según las fuentes.

Escalonados en la partitura: tres duros golpes, asestados por el destino, derriban sin remisión al esforzado pero extenuado héroe. Para enfatizar tan  sombrío y fatal desenlace. Mahler ideó un instrumento de percusión –especificado Hammer (martillo)-, si bien en la partitura el propio compositor se refiere más al efecto acústico que debe causar en la audiencia que al instrumento en sí: “Golpe corto, poderoso, pero de resonancia sorda, con un carácter no metálico (como un hachazo)”. Tres golpes; tres negaciones. Un alma susceptible desnuda; una sola tragedia interior:

“Negativos son todo bien, toda dicha, toda satisfacción, porque no hacen sino suprimir un deseo y terminar una pena” escribió su admirado Schopenhauer.

La Sinfonía núm. 6, en la menor, “Trágica”, fue estrenada en Essen el 27 de mayo de 1906, en el encuentro anual de la Allgemeiner Deustscher Musikverein (Asociación general alemana de música), bajo la dirección de su angustiado autor; su creación le atormentaba durante el ensayo general algo no fue bien. Según relata Alma (su esposa) en sus memorias, “Malher iba de una lado a otro sollozando retorciéndose las manos, sin poder dominarse”. Hipersensible, dirigió la primière nervioso, intentando ocultar el tremendo desasosiego, no soportaba la tensión del último movimiento, la despiadada caída del héroe, su propia imaginaria destrucción. Durante el siguiente verano Mahler revisó la sinfonía – algo, por otra parte, habitual  en él -  y eliminó de la partitura el último de los golpes de martillo, quizás motivado, según se ha dicho en repetidas ocasiones, por el inducido temor a una posible adversa providencia.  Asimismo, también rehízo la orquestación para restar  dramatismo a un final que se le antojaba demasiado violento y descarnado. En cualquier caso, y al igual que sucede con el Fausto de Goethe, el héroe resignado e incapaz de ser feliz muere.


Sin embargo, al contrario que sucede en el pensamiento de Schopenhauer, Mahler no niega la existencia de un metafísico Dios liberador  y anhela la salvación. Aun aceptando el dolor, la tragedia y el tormento espiritual, en su obra quedara patente una mística e inquebrantable voluntad de trascendencia: “¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Es verdad, como dice Schopenhauer, que he deseado realmente vivir antes de ser concebido? […]

Gustav Mahler :“¡no es fácil convertirse en un héroe, ni tampoco serlo!”

Mahler posee tantas facetas como admiradores y admiradoras, entre ellas me encuentro yo, un placer.  

Bibliografía: Programa, Concierto Gustav Mahler (1860-1911). Director Semyon Bychkov. Ciclo sinfónico, Orquesta Nacional de España. Auditorio Nacional de España,  30 Mayo 2015.

Fotos: Mariví Otero
Mariví Otero

Asistente: Manuel Otero Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario