viernes, 5 de noviembre de 2010

Barrio de las Letras, exposiciones

De nuevo estoy visitando las galerías del Barrio de las Letras, primero he ido a visitar la Galería Esquina , hay una reunión entorno a mi gran amigo Luis Carancho  con motivo de la concesión del premio Cultura 2009 a las artes plásticas de la Comunidad de Madrid, muchos amigos con el Maestro, nuestro anfitrión  Adrian Piera Sol. Luis estaba pletórico junto con su mujer Tatiana y era para estarlo acudieron muchos de sus colegas.

Subo para la parte alta, a la calle Amor de Dios, 2,  a la Galería Leandro Navarro, inaugura exposición de  Jorge Castillo (Pontevedra) paisano mío otro gallego un trotamundos, hace tiempo que no veía una exposición de Jorge en Madrid, aunque expone por todo el mundo, es un artista de éxito.

 En la entrada estaban esos maravillosos asistentes Lourdes Varela y Luis Miguel, siempre son entrañables, como saben recibirte,  estupendos  los quiero. La galería estaba al completo, encuentro a muchos conocidos y por supuesto el anfitrión  Iñigo Navarro. Veo la exposición, sigo pensando que es un gran dibujante, mi tierra ha dado artistas que son grandes dibujantes, como lo era José Luis de Dios o Jaime Quessada.

La obra es reciente,  la introducción del catálogo la escribe  Fernando Castro Flórez, un bello texto.

Pero yo, voy a rescatar una parte de un texto de,  Rafael Santos Torroella, (Santos Tarroella R. Jorge Castillo, “Seis constantes de su pintura”. Ediciones Polígrafa, S.A. 1978) que me identifica con su  obra: "En  Castillo se descubre una gran riqueza de motivaciones, agudezas, recursos, capacidad de sobreponerse a los peores momentos, a la más procelosas inquietudes. En el fondo, contra sus muchos fantasmas, con los cuales no teme dialogar, cuenta  con enormes seguridades: las que da la familiarización íntima con aquello que se ejerce como el aceptado cumplimiento de un deber; con aquello que se es o aspira a ser necesariamente. De ello procede la facilidad, en el mejor sentido, que se trasluce en cuanto hace. Y en ello se origina, para mí, lo mejor y más armónico de su obra, que es la mayoritaria parte de ella por la que en pocos pintores actuales se da tanto el gusto, la gustosidad  de la pintura como en Jorge Castillo…”

¿Lo recuerdas Maestro? No difiere nada de tu pintura actual.  Es una  gran exposición,  visitarla, merece la pena simplemente por ver el tratamiento plástico,  es exquisito.

Mariví Otero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario