martes, 14 de junio de 2011

Yayoi Kusama (Matsumoto, Japón, 1929) Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. 11 de Mayo- 12 de Septiembre 2.011.


El pasado día 24 he disfrutado con la exposición de esta artista japonesa, es probablemente la artista viva más conocida de su país. Espero comentarla bien para que visitéis esta exposición antológica. Es delicioso el mundo de Kusama, pienso que realmente hay que estar un poco “loca”. En 1973 decide regresar a Japón, pero no fue fácil. La artista prueba suerte con un negocio de arte que quiebra tras un par de años. Poco después, en 1977, su vulnerabilidad psicológica la lleva a internarse  voluntariamente en un hospital para enfermos mentales en Tokio.

La exposición  de Museo Reina Sofía,  comisariada por Frances Morris, responsable de Colecciones Arte Internacional de la Tate Modern de Londres, pretende mostrar la amplitud  y la profundidad de la producción  de Kusama, dando propiedad a los momentos de más  intensa innovación de la artista a través de un elenco de unas 150 piezas procedentes de su colección, de galerías  y coleccionistas privados, así como algunos de los museos más importantes del mundo: Whitney Museum  of American Art (Nueva York), Moma; Museum of Modern Art (New York); Hirshhorn Museum and Sculpture Garden (Washington); The National Museum of Modern Art (Tokio) y Museum of Contenporary Art (Tokio), entre otros.
Su trayectoria es un relato que fluctúa entre Oriente y Occidente, un relato de diálogo, intercambio y ruptura. Comenzó estudiando pintura nihonga en Kyoto, un estilo nipón cuyo desarrollo estuvo ligado al auge del nacionalismo a finales del siglo XIX. Pronto se sintió constreñida por los métodos tradicionales y empezó a investigar sobre la vanguardia europea y americana buscando imágenes e información en libros y revistas. Experimentaba con pinturas domésticas corrientes mezcladas con arena y empleaba sacos de semillas del negocio de sus padres en lugar de lienzos.
A mediados de los años cincuenta, Kusama empezó a establecer vínculos con Estados Unidos, hasta que en 1958 se traslado a vivir a Nueva York. Como muchos otros artistas, tuvo que luchar para abrirse camino y sobrevivir con unos recursos limitados mientras empezaba a exhibir gradualmente su obra. Al mismo tiempo, transformó radicalmente sus planteamientos pictóricos.
Vestido de falos (1961)
Cuando empezaba a disfrutar de cierto reconocimiento por sus cuadros en Estados Unidos y Europa, Kusama volvió a cambiar  de táctica y comenzó a trabajar en sus primeras esculturas. Arraigadas en la técnica obsesiva de Infinity Nets, las llamadas Accumulation Sculptures. Incluían elementos cotidianos cubiertos por una proliferación de formas repetidas. En los primeros ejemplos, Kusama recubría superficies de diversos objetos domésticos como muebles, ropa y accesorios con múltiples falos de tela rellena y cosidos. La Accumulation sculptures, se exhibieron por primera vez en una de las primeras exposiciones del floreciente movimiento de art pop, junto con obras de Andy Warhol, Claes Oldenburg, George Segal y James Rosenquist.

No dejéis de ver esta completa exposición, el mundo de Kusama, es tan excepcional ¡disfrutadla!, hay videos, performances, happenings, papel y últimos trabajos.
Mi recuerdo a mi amiga la artista Maiko Maeda de Kyoto.
Bibliografía: Borja, M. Retrospectiva de la obra de Yayoi Kusama en el Museo Reina Sofía. Madrid, España.
Guía de mano, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, sobre la exposición de Yayoi Kusama. 11 de     Mayo- 12 Septiembre 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario