jueves, 6 de junio de 2024

JAMES LEE BYARS. Perfecta es la pregunta

Caminamos por el Parque del Retiro hacia el Palacio de Velázquez, para encontrarnos con las obras del artista estadounidense James Lee Byars (Detroit, 1932- El Cairo, 1997), uno de los artistas conceptuales y performativos más llamativos de la segunda mitad del siglo XX. Exposición que tras su paso por el Pirelli HangarBicocca de Milán la podemos disfrutar en Madrid acogida por el Museo Nacional Reina Sofía comisariada por Vicente Todolí.

La muestra está formada por una selección de diecisiete obras, se completa con algunas piezas anteriores como Self-Portrait (ca. 1959), que permiten apreciar el uso del humor por parte del autor, además de con un espacio en el que encontramos una extensa documentación y audiovisuales sobre sus acciones, material documental expuesto, se incluyen números libros y correspondencia, que para Byars conformaban una extensión de su práctica artística.

 En este sentido, la muestra recuerda la desaparecida instalación La esfera de oro que el artista presentó en Granada en 1992, y para cuya inauguración organizó una acción en colaboración con el artista y poeta Miguel Benlloch (Granada, 1954-Sevilla, 2018). Benlloch desarrolló, a partir del devenir posterior de la obra, su instalación O donde habite el olvido (2000), también presente en la exposición. Se tiene en cuenta el planteamiento metodológico del artista a la hora de abordar el montaje de sus propias exposiciones. En particular se ha considerado la marcada simetría del Palacio de Velázquez, que pone de relieve la monumentalidad y la simplicidad geométrica de las piezas. Hay trabajos de gran formato realizados en materiales como mármoles, seda, pan de oro y cristal, que combinan con geometrías mínimas, como prismas, esferas o cilindros, para proponer juegos de referencias entre formas y contenido.

Considerado como uno de los artistas más inclasificables del siglo pasado. Su obra abarcó la escultura, la instalación la performance, el dibujo, la palabra o el montaje de sus propias exposiciones, que el artista concebía como instalación en sí mismas.

Una de las características que influenciaría en el trabajo y la trayectoria de James Lee Byars fue su contacto con otras culturas. Entre 1958 y 1967 vivió durante largos periodos en Japón, quedando notablemente influenciado por esa cultura. En la década de los setenta realizó numerosas estancias en Europa, especialmente en Alemania, Bélgica y Suiza. Posteriormente en Alemania, Bélgica y Suiza. Posteriormente, residió y trabajó en Italia, en la ciudad de Venecia, donde estuvo establecido casi toda la década de los años ochenta.

Esta convivencia con otras culturas estuvo reflejada en su obra, en la que combinó un profundo conocimiento del arte y la filosofía occidentales con motivos con conceptos y símbolos de la cultura oriental, como elementos del teatro noh y el budismo zen.

Byars buscó a menudo la implicación del público a través de acciones temporales o intervenciones a gran escala en las que planteaba diferentes preguntas de manera directa o indirecta. Desde su muerte, este aspecto suscita interrogantes sobre las conexiones tanto visuales como simbólicas que se establecían de forma clave entre una obra y la presencia del artista, conocido por sus gestos, rituales e indumentaria.

La primera retrospectiva del artista en nuestro país tuvo lugar en 1994 en el IVAM de Valencia y estuvo comisariada por Kevin Power y programada por Vicente Todolí, comisario de su última exposición en vida en la Fundación Serralves de Oporto en 1997.

James Lee Byars. Perfecta es la pregunta se centra en los principales temas tratados en toda la obra Byars, como la búsqueda de la perfección, el cuestionamiento plural como material artístico, la duda como planteamiento existencial o la finitud del ser humano. Es una invitación a reflexionar sobre el potencial del arte para desencadenar experiencias estéticas especialmente atentas a las entidades físicas y espirituales.

© Mariví Otero 2024

Manuel Otero Rodríguez

Fuente: James Lee Byars. Perfecta es la pregunta. Palacio de Velázquez (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía) Madrid. Del 10 de mayo al 1 de septiembre 2024. Documentación y fotografías: departamento de Prensa del Museo.